slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 4

Usted está aquí

Cuesta de Aben Kumasa

Los Kumasa, aparecen en la política granadina a comienzos del siglo XIV y no cesaron de intervenir en los negocios de Estado hasta que Granada cayó en poder de los Reyes Católicos. De todos los cortesanos nazaríes, fueron los que tuvieron una actuación más prolongada en el gobierno del reino, como que hubo de extenderse a lo largo de dos siglos; y a los que cupo el infortunio de tratar con los cristianos, no muy honestamente por cierto, la rendición de Granada.

El primer deudo de esta familia cuya intervención al servicio del Estado consta, fue Yüsuf ibn Muhammad ibn Kumasa, el cual desempeñaba en 1316, la jefatura del distrito militar de Vera y la alcaldía de la alcazaba de esta plaza fronteriza. Conservamos una misiva que el citado alcaide hubo de dirigir al gobernador de Orihuela Arnau Torres, el 8 septiembre 1316, proponiéndole la suspensión de hostilidades por un plazo de veinte dias, en la zona cuyas prefecturas ambos ostentaban, hasta tanto que, por sus respectivos soberanos se decidiese entre la paz o la guerra. Yüstif ibn Mulhammad inb Kumasa era, pués, gobernador de una importante provincia, situada en zona fronteriza, cuando reinaba el sultán Ismail; quinto monarca de la dinastía.

Algunos años después, en tiempos de Yüsuf I (de.1333 a 1354), encontramos a los Kumasa formando parte del gobierno central granadino. Abü-l-Hasan Ali ibn Kumasa, probablemente hijo del alcaide de Vera antes citado; llevaba entonces los asuntos de la pólítica exterior en el diwan sultaní. Como embajador extraordinario de Yüsüf I; realizó frecuentes viajes a las cortes castellana y aragonesa, para negociar tratados de paz o tregua; resolver incidentes fronterizos de mayor cuantía y tratar la redención de cautivos. Pasó también allende en varias ocasiones, llevando a la corte de Fez delicadas misiones diplomáticas, con propósito de estrechar los lazos que unían a Granada con los mariníes, o para actuar de mediador entre los monarcas cristianos y los sultanes, de Marruecos.

Muhammmad V, que sucedió a su padre Yüenf I en el tronó granadino, mantuvo a Abul-Hasan Ali ibn Kunasa en el gobierno que presidía el hayib Ridwan. Destituido Muhammad V por Ismail II (a quien poco después asesinó y sustituyó en el trono Muhammmad VI, el Rey Bermejo); áquél buscó asilo en Marruecos. El  hayib Ridwa pereció a manos de los sublevados, e Ibn Kumasa acompañó a su señor en el destierro, juntamente con Ibn al-Jatib, el cual había compartido el mando con el hayib. Cuando Muhammmad V  regresós a España y estábleció accidentalmente su corte en Ronda, el año 1361, Abu-l-Basan lAli ibn Kumasa alcanzó el cargo de visir del gobierno en el exilio.

Fuentes documentales consultadas:

http://digibug.ugr.es/bitstream/10481/33547/1/Seco%2C%20Luis.58.pdf