slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 4

Usted está aquí

Mirador del Cerro del Espíritu Santo

El Cerro del Espíritu Santo es una pequeña montaña situada en la localidad almeriense de Vera. En la actualidad, el cerro se ha convertido en un icono para este pueblo, siendo el punto geográfico donde nació la ciudad. Actualmente se encuentra muy afectado por la erosión. En la cima se sitúa la estatua del Sagrado Corazón de Jesús, en un mirador desde el que se divisa toda la zona.

Sobre el montículo se asentaba Bayra (la antigua Vera musulmana), la población más importante de la zona, que además se situaba en la zona fronteriza entre el Reino Nazarí de Granada y las tierras cristianas de la cercana Lorca, hasta que en 1488 fue conquistada por Fernando el Católico. La ciudad estaba amurallada, existiendo en la parte más alta una alcazaba. En las laderas se encontraban las casas.

En 1518 hubo un gran terremoto que destruyó por completo la ciudad, dejando 150 víctimas solo en Vera. Además, el seísmo afectó también a poblaciones cercanas, como Mojácar, donde fueron 20 las víctimas. Dos años más tarde, en 1520, se cuenta que tres personas que habían sobrevivido lanzaron tres flechas, siendo la que más lejos llegó la que marcaría el emplazamiento de la nueva ciudad.

Además, el cerro es una importante zona arqueológica, existiendo varios yacimientos de la prehistoria y de la época romana, pero sobre todo de la época musulmana.

Subiendo al mirador nos topamos con la pequeña ermita del Espíritu Santo, un pequeño edificio que parece camuflarse con el entorno. Este pequeño habitáculo data de la época musulmana, siendo en sus orígenes un aljibe. Entre 2006 y 2007 el lugar fue acondicionado para albergar una pequeña sala de exposiciones.

Coronando el Cerro del Espíritu Santo se encuentra bendiciendo desde 1949 al pueblo de Vera la estatua del Sagrado Corazón de Jesús, una gran escultura de 7,60 metros de altura (4,50 metros la estatua y 3,10 metros el pedestal). La construcción de la monumental estatua fue muy dificultosa, debido al lugar donde se sitúa y a las dimensiones de la misma, teniéndose que levantar un andamiaje de madera. En la construcción participaron diez operarios y se tardó en levantar un mes y medio. La estatua llegó desde Valencia dividida en piezas.

Durante la madrugada del 5 de Marzo de 2011, un rayo decapitó la cabeza del cristo, siendo restaurado más adelante.