slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 4

Usted está aquí

El campamento

El campamento

................................

Me aburro. Me aburro mucho. Me aburro muchísimo. Estoy en una cabaña de diez, en un campamento. Me obligaron a venir porque se suponía que me iba a divertir. Aquí está todo el mundo zumbado. Me llamo Lian. Tengo 14 años; y soy de Los Ángeles, California. Sí, al oeste como el Inframundo. Mi único amigo normal se llama Vanks. Él tiene 13. Hoy hacemos dos semanas de dos meses aquí, y pensamos fugarnos en unos días por algo que pasó hace poco.

Primero, os presentaré el campamento. Es un cutre campamento en un valle con bastantes árboles. Hay una gran casa (la de la directora, para ella sola), y a sus lados, muchas cabañas: todas idénticas. Cada cabaña está nombrada con un número. La nuestra es la 3. Aparte de las cabañas, hay un lago con aguas negras, un comedor, una pista de deportes, un bosque en el que hay todo tipo de plantas y criaturas, etc. El otro día vi a un grupo de niños abrazados a un árbol. Me dio miedo. Parecían querer atravesarlo o algo así.

La directora del campamento se llama Dña. Pito Piturra. Sus padres la “querían” mucho. Es una mujer muy delgada y muy alta, como un personaje de Tim Burton. ¿No os dije que todo aquí era rarísimo? Tiene cara de amargada y estricta, y da miedo. Ella misma creó una barrera mágica para no poder escapar hasta que pasen los dos meses obligatorios. Es rara. Pero hay una manera de romperla. Sé que la hay. Lo sé por lo que pasó unos días.

Hace unos días, un niño de la cabaña número 6 se escapó. Lo llamaban “El Cisne Plumilindo”, creo que porque tenía más pluma que el edredón de King Kong. Pero a él no le importaba, tenía el ego demasiado alto. Era un niño de unos 10 años. Vestía trajes muy finos, caros y elegantes. Hablaba como un niño rico de Beverly Hills.

No lo conocí mucho, os cuento esto por información de Vanks, que los conocía a casi todos. Imaginamos que se escapó porque no soportaba vivir en algo que no sea mansiones y coches de lujo. El caso es que se escapó. Y nosotros también nos podemos escapar, y este es el plan:

Vanks irá a la cabaña 6, y convencerá a todos los ricos que hay allí diciendo de que hay caviar en el comedor para los primeros cinco que lleguen a comer. La Oca Loca (la mascota robada del bosque de Vanks) y yo entraremos en la cabaña y buscaremos cómo se escapó El Cisne Plumilindo. Así podremos largarnos.

………………

Pasó el tiempo: hoy es el día D. Al ver que los niños de la cabaña 6 se iban y Vanks venía hacia mí, entramos los tres a la cabaña. Buscamos y buscamos, pero no había mucho: espejos de mano, botes de gomina, ropa colgada y planchada, etc.

- Tiene que haber algo - dije.

- ¡Por los dioses! – oí.

- ¿Qué pasa, Vanks?

- ¡Corre, Lian, ven! – dijo Vanks.

Fui con él, y vi que debajo de una cama había un túnel oscuro en dirección a la salida. Miré arriba, y en el cabecero de la cama alguien había tallado con una navaja un cisne. La Oca Loca saltó encima de la cama y revolvió las sábanas.

- No hagas eso, tonta - Le dijo Vanks a la oca mientras hacía la cama.

- Vale - ¿Vamos, o qué? - dije.

Entramos en el túnel. Era oscuro y, por suerte, Vanks llevaba una mini-linterna en el bolsillo. Hicimos un largo recorrido con Vanks delante, La Oca Loca en medio para que no se escapara y yo al final. Después de unos 20 minutos gateando, encontramos la luz al final del túnel (nunca mejor dicho).

- ¡¡¡Libertad!!! - gritó Vanks.

Salimos. Estábamos fuera. Libres. Salimos del campamento para psicópatas, estábamos en San Diego. La directora se iba a enfadar bastante. Ahora lo único que teníamos que hacer era pedir un taxi hacia nuestra casa, pero no podíamos hacerlo con La Oca Loca. La teníamos que abandonar.

- Hasta siempre, compañera - dijo mi amigo.

- Igualmente - dije

La Oca se fue. Esperamos que nadie nos viera, a lo mejor era ilegal.

- Pues ahora es cuando nos pedimos un taxi, nos despedimos, cada uno se va a su casa y felices para siempre, ¿no? - dijo Vanks

- Sí, pero no creo que La Oca Loca sea feliz para siempre, ¿no?

Vanks se rió. Esta historia acaba en un “¡Choca esos cinco!” en el aire entre dos amigos, como en las series de anime.