slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 4

Usted está aquí

Juan y Krilin

Juan Pineda es un niño normal con una vida normal, pero no sabe lo que le deparará. 
Un día nuestro amigo Juan fue al colegio y se encontró con que un niño nuevo llamado Krilin llegó a la clase, la profesora comunicó que era un nuevo alumno el cual parecía ser muy majo, se hizo muy amigo de Juan, tanto que incluso se contaban entre ellos sus más íntimos secretos.
Un día Krilin le confesó a Juan que en realidad Krilin era un androide de un planeta no muy lejano llamado Namek. También le confesó que su misión era investigar a los humanos para que los habitantes de su planeta conquistaran la tierra ya que Namek se destruiría dentro de unos cuantos años pero Krilin estaba en contra de esa idea.
Juan se asustó y pensó que si conseguían que los namekianos (habitantes de namek semejantes a humanos pero con la diferencia de que tienen cola similar a la de un mono) habitaran en paz con los humanos sin la necesidad de violencia nadie sería herido y todos vivirían felices.
Así que llamaron a 2 compañeros de la clase de Juan llamados Pito Piturra y  Oca Loca a los cuales llamaremos Piturra y Oca para que les ayudaran en su misión.
Cogieron la nave de Krilin y partieron hacia Namek, al llegar partieron hacia el castillo del Rey de Namek llamado El Cisne Plumilindo al cual llamaremos Cisne. Por el camino Piturra y Oca se quedaron para distraer a los guardias, Juan y Krilin llegaron a la habitación de Cisne, e intentaron convencerle de que es mejor que se hicieran amigos de los humanos, lo cual Cisne no estaba de  acuerdo, por más que lo intentaron la única opción que les quedaba era sustituir a Cisne por Juan pero para ello necesitaban hacerle creer a la gente que Cisne había muerto, y para ello 
Krilin tenía que hacerle creer a Cisne que tenía que ir a una reunión en un planeta falso el cual solo Krilin conociera, se marcharon hacia ese planeta falso en una nave en la que viajaban Krilin, el Rey y sus guardias, para que pudieran proclamar a Juan como rey e impedir que gobernaran la tierra. Una vez partío la nave en la que iba Krilin, Cisne y sus guardias, en medio del espacio Krilin hizo explotar la bomba que llevaba en su interior en caso de peligro para no dejar rastro y así destruir a Cisne y a sus guardias.
En Namek proclamaron a Juan como Rey ya que era el único que podía asumir el cargo y partieron todos a la tierra en son de paz. 
Construyeron una estatua en honor a Krilin y todos vivieron felices.